del no-do

Con asistencia del «todo Madrid» se celebró ayer la proyección de De Reparto en las instalaciones veraniegas de «El Solar».
Mínimos contratiempos técnicos no consiguieron deslucir la velada. La proyección finalizó con una cerradísima ovación que hace augurar las mejores expectativas para este film en el que la gracia chispeante de las situaciones no empece su hondo calado humano
Al terminar el acto los invitados fueron agasajados con un cocktail servido por el simpatiquísimo Perico Chicote.
¿O no era Chicote?

2 comentarios en “del no-do”

  1. Emocionada desde el primer minuto, tuvieron que pasar al menos cinco antes de saber que no me iba a pasar la velada moqueando. Pero no, no iba de eso. Sin perder el pulso, no esperaba ya sorpresas al cierre después de los 90, 120, 150 minutos –no sé – de descubrimento y risas. La risa de Carlos Lucas merece por si sola ese tiempo y aún más, y aún nos quedaba ese lento descenso final (o cuasi final-no me acuerdo) hacia ese baile africano.
    Nos había mirado y cantado –hasta casi confesado algún secreto- pero no le habíamos visto bailar. Mientras Santiago nos había mostrado poco a poco –como decía el marido de Elena (que no me acuerdo nunca como se llama) que ese mundo de Carlos era real, que la Compañía existió, los amigos la familia, la zarzuela…Hasta Carlos Lucas -actor existió. Documentar debe ser eso.
    Sara guapísima y Carmen ausente aún más. Víctor Coyote y Pepón contribuyen con arte de pluma y voz a que entremos en los mundos de Carlos y Santiago. ¡Qué raro es Santiago desde luego! –ni nos deja enterarnos bien de lo de la novia ni nada, y luego encima ni nos enteramos cuando se pone contento.
    Recuerdos a Carlos que andará por ahí leyendo al FBI en el cielo

  2. A mí también me gustaría ver filmado el guión de Lucas, aunque habría que pensar mejor el personaje del marica andaluz en la comisaría de Gotham ¿o es el Chicago de Obama?
    A mí no se me hizo largo pero reconozco que un formato más corto podría ser más adecuado para públicos más largos. Hay cosas que no hace falta insistir en ellas como la supuesta ‘mala suerte’ (ya queda claro cuando habla del primo Federico y el fútbol). Para este andaluz y alguno más, mejor no mentarlas.

Deja un comentario