De Reparto Carlos Lucas

Archive for del diario de trabajo

telón: xares. 21 de diciembre de 2004

La cosa ha terminado, como no cabía de otro modo, en El Xares. Partió de Mario (Bruto Pomeroy) la idea de tomarnos algo a la memoria de Carlos y Pepón propuso el sitio. Hemos asistido: Moti, Pepón y Mapa, Arri y Biaffra, Víctor, Mario y Carlos de Gabriel, Bigarren y Paca, Elena Arnao, Luis y yo. He hecho una ampliación de la foto de Carlos que apareció en su día en “El Mundo” y la he montado en un cartoncillo. La hemos subido encima de un aplique y ahí ha estado toda la noche, como en un altarcito.

Lo demás… vinos, cervezas y jamón.

Eusebio nos ha contado unas cuantas anécdotas, sobre todo relacionadas con el carácter de Carlos y sus cabreos cuando se negaba a venderle tabaco. Por lo visto, un día se subió a la silla para que los demás clientes fueran testigos de que se le trataba con indignidad al considerar que no sabía lo que hacía: él no era un niño… Pero pataleaba.

Cuando alguien me ha propuesto que dijera unas palabras le he pasado la bola a Elena, que al fin y al cabo fue la que nos presentó a Carlos. Ha hecho un discurso emotivo a su manera, algo que a mí nunca me habría salido y que me parece mucho más adecuado a las circunstancias.

Luego un brindis a la foto. Telón rápido.

descanse en paz. 18 de diciembre de 2004

Hace cosa de veinte días conseguí terminar con Araceli [Muñoz Rojas], en Angular, la edición de Carlos Lucas: una vida de actor. El montaje que yo suponía ideal para él: en el que se habla de su familia y de tantas obras que ha hecho y muy poco de cine. Todo lo contrario, en fin, de nuestra idea inicial.

Le llamé para ver si lo había recibido y me contó que sólo había leído la transcripción de las entrevistas y que en la filmografía final faltan muchas.

Luego, hace una semana, telefonea él. Desgrana con voz fatigada las mejoras que quiere hacer al montaje: que se insista más en el repertorio, que ampliemos la escena en que canta el vals de “Los sobrinos del capitán Grant” en el fondo del mar y que incluyamos algunos otros fragmentos –como aquel de la Pasión- en los que se muestre que tenía y sigue teniendo memoria de elefante. Le explico que todo se andará y que si alguien tuviera interés en colocárselo a una televisión, deberíamos de incluir también fragmentos de sus películas, amén de ilustraciones de El viaje a ninguna parte y Los farsantes. Lo primero le parece bien. Me insta a buscarlas.

Nos deseamos mutuamente unas buenas fiestas. En enero jura que se viene a Madrid. Le han dicho los médicos que ya está bien y que sólo tiene que tomarse un poco de Ibuprofreno para “el dolorcito”.
Bueno, pues esa ha sido nuestra última conversación. Hoy ha muerto.

Me llama Bigarren. Parece que llevaba cuatro días comiendo muy poco. Ayer se lo llevaron al hospital y allí falleció. Ha puesto a la familia en contacto con la Unión de Actores que, según me dicen, dispone de un fondo para ayudar con los gastos funerarios.

Lo entierran –o incineran, no lo sé- mañana en Valladolid. Ni Luis, ni Pepón, ni Bigarren pueden ir. Todos tienen compromisos ineludibles en Madrid. Yo no me veo con fuerzas para hacerme solo un viaje de ida y vuelta hasta allí.

Descanse en paz.

carlos, mondo. 4 de septiembre de 2004

Las cinco tandas de quimioterapia lo han dejado mondo. ¡Él, que siempre ha estado tan orgulloso de su pelo! La cabeza, las cejas… No sé si también habrá perdido algún diente en el proceso porque se le entiende peor. Por lo demás, de humor está como siempre. Más cansado si acaso. Físicamente cansado.

Le veo en el Xares. Se ha venido unos días a Madrid. Tiene que regresar el 8 a Valladolid para “la última radiografía”. Y van… Luego vuelve a Madrid porque tiene una sesión en algo que va a dirigir Álex, posiblemente las nuevas Historias para no dormir.

Le llevo el libreto de “Los sobrinos del capitán Grant” que compré en nuestro intento frustrado de asistir a la representación en el Teatro de la Zarzuela. Me asegura que recuerda perfectamente la partitura pero que hay algunos pasajes del texto que quiere refrescar. Por lo menos así varía un poco de las novelas de vaqueros.

Le cuento que el montaje está más o menos terminado –150 minutos nuestro premontaje y 80 el suyo-. A todos los efectos sólo existe el segundo. Cuando Cristina vuelva de vacaciones le pegaremos un repaso: insertar fotos y un trocito de Justino, sincronizar las tomas de las segundas y terceras cámaras e igualar un poco el sonido.

Le propongo un visionado conjunto cuando esté en Madrid.

premontajes. 25 de agosto de 2004

Regreso de vacaciones el 17 de agosto. El 18 quedo a las ocho y media de la mañana con Cristina [Otero] para que me dé unas nociones básicas de Avid con el que poder hacer una selección de material para poderle entregar un montaje a Carlos.

Llevo una semana metido en la oficina de Trujillo dedicado primero a digitalizar las imágenes y luego a premontar bloques generales. Las duraciones sumadas de estos bloques alcanzan los 180 minutos.

La idea inicial era realizar al menos dos montajes: uno total para poder ver el material en continuidad y otro, de aproximadamente una hora, para Carlos. ¿Merece la pena seguir trabajando en el montaje general? Supongo que a principios de septiembre intentaremos organizar un visionado con Trujillo y Cristina. ¿También Pepón? Arri debe de estar ya con Torrente 3 (Santiago Segura, 2005). Veremos…

cumpleaños feliz. 26 de julio de 2004

A instancias de Bigarren, Carlos llama para pedirme el guión. Le digo que no se preocupe, que tengo intención de hacer un premontaje para que vea la parte documental.

El 26 de julio, coincidiendo con su septuagésimo segundo cumpleaños, le devuelvo la llamada. Me anuncia que esta es la última tanda de quimioterapia que le dan. Que piensa pasar por Madrid la primera semana de agosto, justo cuando yo me marcho de vacaciones.

desencuentro. 2 de junio de 2004

La hecatombe. He preparado todo para ir a Valladolid y cuando hablo con Carlos para enviarle el libreto me dice que no quiere saber nada de ningún guión. Que si nos creemos que estamos haciendo Lo que el viento se llevó. Que le prometimos hacer un documental sobre su vida y que le estamos toreando.

Rueda de llamadas: Pepón, Bigarren, Trujillo… Suspendemos la grabación y abortamos lo de Sara Montiel… que coleará porque Trujillo ya se ha puesto en contacto con su representante.

Le pido permiso para utilizar su Avid durante la última quincena de agosto y editar el documental que quiere Carlos, en lo que Trujillo se muestra espléndido como un príncipe.